Ud. está aquíHoracio Lutzky: "El último 18 de julio se produjo un despojo televisado"

Horacio Lutzky: "El último 18 de julio se produjo un despojo televisado"


Publicado por: Javifenix el 29 Julio 2012

Bookmark and Share
Autor: 
Julián Blejmar
Fuente: 
para Plural JAI

 

Fueron pocas las voces que se alzaron para denunciar la trama de encubrimiento enhebrada por el gobierno y la Justicia menemista, junto a la dirigencia comunitaria, luego del atentado a la Amia. Una de ellas, fue la del abogado Horacio Lutzky, quien desde el periódico Nueva Sión comenzó a revelar las complicidades y ocultamientos que se sucedieron durante todo el proceso judicial, y que saldrían a la luz pública luego de que en septiembre de 2004 el Tribunal Oral Federal Número 3 a cargo de la causa la definiera como la "construcción de una hipótesis incriminatoria que pretendió atender las demandas de la sociedad y satisfacer los oscuros intereses de gobernantes inescrupulosos".

A pocas semanas del lanzamiento de su libro, "Brindando sobre los escombros" (Ed. Sudamericana), en el cual recopila sus más de quince años de investigaciones sobre el tema, Lutzky recibió a Plural JAI, donde comenzó haciendo referencia a las razones por las que durante el menemismo se desestimaron las pistas que conducían a Siria y se intentó focalizar toda la atención sobre Irán.

"Implicar a Siria no significa exculpar a Irán, desde muchos ámbitos hubo quienes intentaron hacer creer esto y se trató de una opción tramposa. De hecho, no solo se ocultó la pista siria sino también todo lo relacionado a la conexión local con Irán, ya que esta hubiera puesto de relieve el contrabando de armas a Croacia y Bosnia, en la que tenían intereses el gobierno norteamericano y participaron funcionarios del gobierno menemista, en vinculación con agentes iraníes. El papel norteamericano en este tema se puede observar en una investigación del Congreso de Estados Unidos, mientras que lo referido a la vinculación argentina, surge de la reconstrucción de elementos en gran medida ligados a la conexión local, que llevan a Irán como uno de los mandantes del atentado".

¿Por qué no se uso la misma estrategia en el caso de Siria, es decir encubrir la conexión local e inculparlo solo en el plano internacional?

Hubo muchas razones que obligaron a que la pista siria sea ocultada en su totalidad. El gobierno de George Bush padre había realizado una alianza estratégica con Siria, y de hecho este país había integrado el bloque junto a Estados Unidos y Argentina durante la Guerra del Golfo. Por su parte, Israel también necesitaba que continúen avanzando las negociaciones de paz con Siria en las que se iba a efectuar la devolución de alturas del Golán. Todos estos acercamientos no se iban a frustrar por un expediente perdido en un país de Sudamérica, de manera que se hizo real politik pura. Se sabe que horas después de que se produce el atentado, el enviado de Israel Dov Schmorak viene a consensuar con el gobierno la versión que se ofrecería, y se evidencia que se iba a proteger a Menem, pese a que estaba la idea de que gente de su entorno tuvo que ver con el atentado. En definitiva, a nivel geopolítico, Siria era indispensable para Estados Unidos e Israel, Irán, en cambio, no lo era en absoluto.

¿Qué razones llevaron a que se oculte la pista local que conducía a Siria?

El gobierno de Carlos Menem cumplió hasta comienzos de los noventa con todos los compromisos tomados con Siria, como darle el control de la aduana a Ibrahim al Ibrahim, otorgarle la nacionalidad a Al Kassar y ubicarlo como mandatario para la venta de armas, darle a Yabrán el manejo de las comunicaciones, nombrar a Karim Yoma en asuntos especiales, y continuar el desarrollo del Misil Cóndor supervisado por Gaith Faraon, Yabrán y Al Kassar. Es decir, aspectos muy sensibles de la soberanía nacional se entregaron a un poder paralelo sirio, claramente en cumplimiento de las promesas previas a las elecciones del 89, que incluían una transferencia de tecnología nuclear. Pero en el año 1991, debido a advertencias e intimaciones de Estados Unidos con el gobernó israelí detrás, Menem pega un giró de 180 grados y traiciona todas esas promesas, lo que provoca que la familia gobernante siria de los Assad lo repudie y le prohíba su ingreso al país. De todas formas, habían quedado muchos sirios en lugares claves de la seguridad nacional, con una facilidad absoluta para propiciar que se haga el atentado. Por eso, investigar la conexión local siria hubiese llevado a revelar ese presente, así como los acuerdos previos y las traiciones.

¿La línea sirio-argentina deja de responder a Menem o a Siria?

Cuando es procesada Amira Yoma, Menem está desesperado por desvincularse de toda esa red de narcoterrorismo, pero su ex esposa Zulema Yoma muestra un video en el que el hermano de Menem, Munir, que por entonces era embajador en Siria, aparece bailando con Al Kassar en Damasco. Lo que se empieza a ver, entonces, es lo que Jacobo Timerman describió con mucha perspicacia como una "tenebrosa pelea mafiosa". Al Kassar, que es una figura central en esta división, luego de irse del gobierno junto a Amira Yoma hace referencia elípticamente a la traición de Menem, al decir que él no había cambiado de creencias ni de religión como otros.

Rubén Beraja, quien dirigía la Daia en aquel momento, fue imputado por encubrimiento.

¿Cree que la motivación era obtener favores para su Banco Mayo o existieron otras razones?

 

Al principio se tenía la idea de que todo se explicaba en función del Banco Mayo, pero claramente esa motivación no alcanza para dar una explicación total, sobre todo cuando, tal como revelaron los cables de Wikileaks, el gobierno norteamericano tenía cierto interés en que no se profundice la investigación por las irregularidades, al tiempo que Israel tampoco prestaba colaboración para llegar a un esclarecimiento. Queda claro que el Banco Mayo por sí mismo no explica el encubrimiento en su totalidad. Las razones de la complicidad deben buscarse tanto por los negocios como por las sugerencias de los gobiernos norteamericano e israelí. 

¿Como incide en la causa el trabajo de Nilda Garré y de Cristina Kirchner durante el gobierno de Fernando De la Rua? 

Hubo un intento de esclarecer la causa por parte de ambas. Nilda Garré, como secretaria especial en el Ejecutivo encargada del seguimiento al atentado, presentó un informe en el que señalaba lo que hoy es objeto de procesamiento, y que en parte apuntaba a Siria y al encubrimiento menemista mencionando a Alberto Kanoore Edul. Pero De la Rua se encontraba ya cercano a su escape del gobierno, muy debilitado y negociando de forma desesperada el apoyo del menemismo, justamente con Menem preso por contrabando de armas. La denuncia de Garré era muy inoportuna para De la Rua y cuando toma estado público en los medios, el presidente de la Daia José Hercman, quien estaba vinculado a Beraja, se encarga del "trabajo sucio" de pedir la cabeza de Garré, bajo una falsa imputación, que termina con la solicitud de renuncia por parte del entonces ministro de Justicia Jorge de La Rúa. Por su parte, Cristina Kirchner integró la Comisión Bicameral que se encargaba del seguimiento desde el Congreso, y fue quien se opuso al encubrimiento que se realizó desde esta comisión, por lo que también fue ninguneada por De la Rúa. 

¿Qué puede decir sobre los gobiernos kirchneristas? 

En relación a la trama del encubrimiento, existió un giro de 180 grados. Cuando todos los gestores de la historia oficial estaban a favor de mantener los secretos de la Side, Néstor Kirchner levantó la prohibición que existía sobre la declaración de sus agentes, posibilitando que se presenten en el juicio oral y que se conozcan muchas de las irregularidades de la causa. Ante la Organización de Estados Americanos (OEA) reconoce por primera vez que el Estado argentino violó sus obligaciones tanto para prevenir como para investigar el ataque, y que también lo encubrió. Y a nivel internacional, tanto Néstor como Cristina Kirchner denunciaron muy claramente a Irán en los foros internacionales. Por lo tanto, el balance es positivo, ya que creo que por primera vez se tomó la causa Amia como una cuestión de Estado.

¿Por qué su denuncia no llegó a Siria?

Creo que nadie apuntó a allí, ni Estados Unidos, ni Israel, ni la misma Amia. Pero recién durante este gobierno se efectivizaron sin que les tiemble el pulso resoluciones judiciales en donde se incluyó la pista Siria, tal como se puede observar en el fallo del juez Lijo. Antes, quienes planteábamos esto éramos delirantes.

¿Considera que lo actuado por el fiscal Alberto Nisman va en la dirección correcta?

Observo muchas cosas positivas, otras no tanto. Él firmó junto a los otros fiscales la denuncia de violación de secreto que permitió la destitución de Nilda Garré, aunque después se disculpó, y el tramo referido a la acusación a Irán lo veo endeble. La misma está guiada por informes de inteligencia de difícil comprobación, y se sustenta en la historia del supuesto conductor de la Trafic, Berro, que no es nada clara. Pero por otro lado, se supo que Nisman resistió presiones por parte de la embajada de Estados Unidos y de la querella oficial de la Daia para no investigar el encubrimiento. Pese a ellas, cumplió con sus funciones al presentar un dictamen valioso. También tuvo una actitud importante en las reuniones de Interpol, donde hubo un fuerte enfrentamientos con funcionarios iraníes que están despreciando los requerimientos de la Justicia argentina.

¿Cómo evalúa la cobertura mediática del atentado?

En general fue pobrísima, no estuvo a la altura de un episodio de la gravedad nacional e internacional como lo fue el atentado a la Amia. Clarín tuvo a mi modo de ver una influencia nefasta, y hasta el día de hoy tiene problemas muy serios para admitir el encubrimiento de la pista Siria, lo cual tuvo que ver con la excelente relación que durante muchos años mantuvo con el juzgado de Galeano, con el fin de conseguir primicias. Incluso, cuando hace poco se empezó a mencionar la pista siria, estaban desesperados por relativizarla, contraponiéndola con la pista iraní y planteando esta cosa excluyente de River o Boca. La Nación no puso mayor interés, aunque tuvo a un periodista que debería haber tenido más repercusión como Jorge Urien Berri, quien publicó hallazgos notables, que debieron haberle dado un giro a la causa. Página/12 tuvo muchas etapas, pero destaco la labor de Raúl Kollman. Y también hubo iniciativas muy valiosas como las de Joe Goldman, Jorge Lanata, Walter Goobar, Rogelio García Lupo, Juan Salinas, Gabriel Levinas, o Carlos Juvenal, que lamentablemente falleció de forma prematura en 1996, pero se trataban de periodistas que no podían publicar en los grandes medios, sino que realizaban iniciativas personales.

¿Y el papel actual de la dirigencia actual?

Es más de lo mismo, el último 18 de julio se produjo un despojo televisado y a la vista de miles de personas, ya que se le robó la calle y la palabra a los últimos familiares que la acompañaban. Creo que es una dirigencia atada a los viejos compromisos, ya que existe un escrito de 2009 en donde los actuales presidentes de Amia y Daia dedican la mitad de su texto a defender a Beraja, y deciden no acusar a los fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia que actuaron durante la etapa del encubrimiento. En público piden justicia, pero luego no son consecuentes con esa búsqueda.

 


La polémica por la Traffic En 2004

El Tribunal Oral Federal número 3 declaró nula una parte de la causa llevada adelante por el juez Juan José Galeano debido a las irregularidades cometidas durante investigación. Sin embargo, sostuvo como cierta la existencia de la Trafic-bomba, un elemento que también era fuertemente cuestionado por quienes denunciaron el encubrimiento menemista. Consultado Lutzky por esta situación puntual, el periodista sostiene que "es imprescindible reexaminar todo lo relacionado a ese tramo de la causa, que quedó en pie de un modo cuasi milagroso, y que hoy en día lamentablemente se lo toma como un dogma, justamente cuando la causa Amia nos enseñó a no creer en dogmas. El tribunal no entró en detalles en el tema de la Trafic, ya que fue todo tan escandaloso que ni siquiera se consideraron en la necesidad de inspeccionar estos detalles, por lo que esa parte de la causa quedó en pie. Como observador del juicio oral, pude ver la desesperación de la querella oficial para que no se caiga también la teoría de la camioneta-bomba, para lo cual vinieron con una última pericia del ejercito, diciendo que allí se ratificaba la existencia de la misma. Cuando uno lee esa pericia, ve que en las primeras cuatro páginas los tres miembros del ejército que la realizaron se desasen en excusas, diciendo que jamás en su vida habían hecho una pericia, que se tuvieron que basar en otros peritajes, que debieron trabajar en condiciones imposibles, que no tuvieron acceso al material y que estaban mal ubicados, tras lo cual, y recién al final, dicen que dentro de esas condiciones la teoría de la camioneta-bomba era la más verosímil. Y el público solo vio lo que salió en los medios, que avalaban la existencia de la Trafic-bomba. Esto no significa que Carlos Telleldín, a quien se le adjudica la camioneta, no hubiera tenido responsabilidades ni que no hubiera habido una Trafic, pero no como bomba sino justamente para desviar las investigaciones". 

¿Usted avala la teoría alternativa del volquete y las bolsas con explosivos? 

Existió una gran cantidad de testigos que presenciaron y escucharon más de una explosión, y siendo que está comprobado que se ocultó la pista siria, mercería profundizarse el papel que pudo haber ocupado el volquete, en una detonación menor controlada, y la pila de bolsas con material desconocido que se dejo en el hall de la Amia minutos antes del atentado, todos elementos que remiten a la pista sirio-iraní y al contrabando de armas durante el menemismo.

 

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (8 votos)
Bookmark and Share