Ud. está aquíNACIONALISMO RELIGIOSO EN ISRAEL: UN ESTADO DENTRO DEL ESTADO

NACIONALISMO RELIGIOSO EN ISRAEL: UN ESTADO DENTRO DEL ESTADO


Publicado por: David Salischiker el 19 Diciembre 2009

Bookmark and Share
Autor: 
Daniel Alaluf
Fuente: 
Aurora-Israel - www.aurora-israel.co.il

 
La polémica decisión del primer ministro Benjamín Netaniahu según la cual se “congela” la construcción en los territorios ocupados por el Estado de Israel por un período de diez meses revivió las constantes demostraciones antidemocráticas de los sectores de la derecha nacionalista y religiosa israelí, un sector que históricamente se aprovecha de las cómodas normas que brinda el sistema democrático para determinar reglas propias de juego que beneficien sus propios intereses sectoriales por sobre los intereses del Estado.
 

Los orígenes
Si bien la creación del Estado de Israel, a pesar de sus indiscutibles orígenes laicos, se vio entrelazada con el uso de la identidad religiosa a fin de obtener resultados políticos, la religión fue raramente un factor crucial en la política israelí durante las dos primeras décadas posteriores a la Independencia de Israel.
 
Esta realidad comenzó a cambiar tras la Guerra de los Seis Días en 1967, tras dos décadas en las cuales las relaciones entre la religión y el Estado se rigieron bajo el statu quo, compromiso tácito basado en una carta enviada por David Ben Gurión en junio de 1947 a los líderes espirituales de Agudat Israel; el balance entre el Estado laico y el lugar que la religión ocuparía en el ámbito político comenzó a cambiar notablemente gracias al fortalecimiento de un nuevo tipo de nacionalismo, el naciona-lismo religioso.
 
Los resultados de esta guerra, que cambiaron la realidad en Oriente Medio, fortaleció al “sionismo religioso” en Israel y el discurso político local adoptó peligrosos elementos religiosos que lamentablemente han sido determinantes en el proceso de toma de decisiones trascendentales para el Estado.
 
La creación de “Gush Emunim” (bloque creyente) en 1974, tras la Guerra de Iom Kipur, persiguió asegurar la permanencia israelí en Cisjordania por medio de asentamientos en estos territorios ocupados.
 
Gush Emunim logró obtener el apoyo de los partidos religiosos y de los sectores nacio-nalistas del país, convirtiéndose en una peligrosa mezcla para cualquier democracia y adjudicándose un nuevo modelo de sionismo: patriota, civil y religioso.
 
Este volátil modelo se afianzó hacia los años '90, década en la cual el nacionalismo reli-gioso, con características altamente fundamentalistas, comenzó a ser parte integral del discurso público y político israelí. Este tipo de nacionalismo es tomado por amplios sec-tores de la sociedad como el reemplazante de las expresiones seculares sionistas, tanto de derecha como de izquierda, convirtiendo muy equivocadamente a la religión en “la base de la legitimidad política del Estado”.
 
¿Tierra de Israel o el Estado de Israel?
Durante las últimas cuatro décadas, la convergencia entre los intereses religiosos y la seguridad nacional ha sido un factor determinante en la política aplicada a los asenta-mientos en los territorios ocupados.
 
Uno de los indicadores semánticos de esta confusa combinación es el uso constante en el discurso político de los grupos de derecha del término “Tierra de Israel” por sobre el “Estado de Israel”, siendo para estos grupos irracionales la voluntad divina el fundamento necesario para ser dueños de la tierra.
 
La importancia atribuida a este concepto ha ido creciendo notablemente desde principios de los años '90 llevando a que grupos nacionalistas religiosos, asentados principalmente en los territorios ocupados, se atrevan a desafiar desvergonzadamente a las leyes del Estado de Israel, poniendo en claro riesgo no solo las relaciones del país con sus vecinos y la comunidad internacional sino también la tan preciada democracia israelí.
 
La máxima expresión de este desafío a la ley y a la democracia fue el asesinato del primer ministro Itzjak Rabin cometido por un fundamentalista judío a fin de “proteger la Tierra de Israel”.
 
Un nuevo desafío
Tras observar y analizar brevemente el nacimiento y desarrollo de los sectores nacionalistas religiosos en el Estado de Israel, no debemos asombrarnos de las desproporcionadas e ilegales actitudes que toman los líderes políticos de este sector frente a la reciente decisión de Netaniahu. El uso de conceptos altamente irracionales y primitivos como “la voluntad de Dios” o “la Tierra de Israel del Mar Mediterráneo hasta el Río Jordán”, apoyados por las todopoderosas determinaciones y autorizaciones de los rabinos fascistas que guían ciegamente a gran parte de los séquitos de este peligroso sector político y religioso, demuestra nuevamente que para ellos el acatar las leyes del Estado de Israel no es un deber, las mismas son respetadas solamente cuando sus intereses sectoriales se ven beneficiados.
 
La ley que rige a algunos de los líderes políticos israelíes que gobiernan los asentamien-tos en los territorios ocupados y el compromiso de los mismos con el Gobierno Nacional situado en Jerusalén parece ser muy diferente a aquella que guía a los líderes de las otras ciudades del país. ¿A alguien se le ocurre pensar que los intendentes de Tel Aviv, Kfar Saba o Beer Sheva se opongan a acatar una decisión del primer ministro? ¿Se permitiría acaso el intendente de Haifa no dejar entrar a su ciudad a inspectores nacionales? Las respuestas son más que obvias. Lamentablemente, a pocos kilómetros de Tel Aviv, más allá de la línea verde, el nacionalismo religioso adapta las leyes a sus necesidades, desafiando a todo líder que se interponga en sus intereses y demostrando nuevamente que en esta zona de Oriente Medio no sólo las leyes internacionales son sistemáticamente violadas.
 
Estos políticos que gobiernan los Municipios ubicados en los territorios ocupados ilegal-mente según la comunidad internacional, parecen olvidar que sus sueldos son pagados por el Gobierno de Israel para que cumplan con las normas que éste indica. Con el co-rrer de las décadas los extremistas religiosos en Israel se han tornado más nacionalistas y los nacionalistas religiosos se han hecho más extremistas.
 
El rol preponderante de los territorios ocupados en el futuro del Estado de Israel ha dado un lugar desproporcionadamente destacado al nacionalismo religioso. Los fundadores sionistas del Estado aspiraban a definir la identidad judía moderna en el marco de un Estado democrático aceptado por el mundo; hoy en día, tras más de 60 años de Independencia, el país lucha aúun por autodefinir qué tipo de Israel será: ¿Estado o Tierra?
 
El nacionalismo religioso y sus implicancias actuales se encuentran en conflicto con las bases puras del Sionismo. Teodoro Herzl deseaba un hogar nacional judío no por moti-vos religiosos sino para que los judíos puedan vivir una vida normal. Quienes fundaron el Estado de Israel no buscaron legitimación bíblica para el mismo, persiguieron respaldo internacional a través de la política y la diplomacia.
 
El conflicto árabe-israelí no podrá ser resuelto hasta que los límites geográficos, legales y éticos de Israel no sean determinados pura y exclusivamente por quienes creen y defienden al Estado democrático, laico y sionista.
 
La sociedad israelí deberá decidir, entonces, entre un futuro de paz, seguridad relativa y prosperidad económica a cambio de los territorios ya perdidos o pretender seguir dominando por la fuerza esas tierras poniendo en riesgo el futuro del Estado judío.
 
FUENTE: Aurora (Israel), 10/12/2009
 

Su voto: Ninguno Promedio: 3.8 (10 votos)
Bookmark and Share