Ud. está aquíTelenovela judía: El Libro de Ester

Telenovela judía: El Libro de Ester


Publicado por: David Salischiker el 14 Marzo 2011

Bookmark and Share
Autor: 
Andrea Daskal
Fuente: 
Argentina.co.il - 14/03/2011

 

El Libro de Ester es una historia que se relata en Purim año tras año, sin intervalos, y no porque sí. Los héroes centrales de esta apasionante telenovela son personajes multifacéticos.

Examinémoslos con una perspectiva moderna.

 

Ajashverosh o Asuero, Rey del Imperio Persa

Posee una doble función; por un lado es el "Rey" que impera con mano dura; por otro, aparece el hombre con sus debilidades y sus contradicciones.

En lo particular, es una persona ávida de placeres, consentido y contradictorio. Se deja llevar por caprichos emocionales que dominan su comportamiento desde lo positivo hasta lo negativo. En momentos de ira envía a personas a la muerte. En situación de serenidad, se alegra, brinda y le entrega a su amada casi la mitad del reino.

En su relación con las mujeres, el control juega un papel preponderante. Todas se rinden a su voluntad. Pero paradójicamente, se siente atraído por mujeres de carácter fuerte que no tiemblan delante su presencia.

Vashti, primera esposa de Ajashverosh

Esta reina no se considera propiedad de su marido, tal como se acostumbraba en ese entonces. Ella sabía decirle "No" y al mismo tiempo sobresalir en un banquete de mujeres paralelo al de los hombres organizado por el mismísimo rey.

Vashti simboliza la mujer bella que no responde a las pretensiones del mundo masculino. En realidad, la reina representa uno de los puntos cruciales en la relación hombre-mujer en los imperios antiguos.

Sabemos de mujeres en esas épocas que utilizaban su poder seductor para manipular al marido. Pero Vashti es única, dado que se niega a obedecer órdenes directas aunque ello le cueste la vida.

Mordejai

Bondadoso, justo, fiel y esencialmente responsable. Adopta a Hadassa, la hija de su tío, que no es otra que Ester, acorde a los persas, y la cría devotamente. Cuando llega el rumor de la desgracia que se avecina para su pueblo, asume responsabilidad nacional.

Impulsa a Ester a aprovecharse de su posición y, si es necesario, poner en peligro su vida en pro de la comunidad. Es muy seguro de si mismo y de su fe; no se arrodilla ante nadie y menos ante Hamán. Cree en el bien y desecha el mal. Sin embargo, tiene su caractercito: cuando llega una oportunidad de vengarse de alguien malvado, no duda y se ocupa de que la revancha sea total y exenta de piedad.

Sus debilidades no están al descubierto. Aparece como justo, héroe de la telenovela. Pero conviene poner atención a lo que manifestaron sobre él nuestro sabios: "Mordejai es aceptado por la mayoría de sus hermanos", es decir, no por todos. Por lo visto debemos buscar la causa en motivos ocultos.

Ester

Portadora de dos nombres. Nuestros sabios antepasados de bendita memoria argüían que fueron los persas quienes la llamaban con ese nombre por la diosa Astarte o Astarot y debido a su belleza.

Ester personifica el rol de la amante mitológica ultimativa. Ajashverosh - y todos los varones a su alrededor - reaccionan de inmediato ante sus encantos. Ella irradia en una frecuencia hasta entonces desconocida por ese enigma interno que es el alma de los hombres.

Hamán

Indudablemente, el villano de la serie. Aparece como manipulador, malvado, orgulloso, cruel y sediento de sangre. Actúa como cualquier niño herido y abandonado, carente de seguridad en si mismo.

Por tal motivo necesita que el mundo se arrodille a sus pies y le rinda pleitesía. Esa es la causa por la que enloquece a raíz de un hombre que no le obedece: Mordejai.

En ocasiones, justamente su falta de seguridad extrema le lleva a la crueldad.

En conclusión: una telenovela imperdible. Todo un éxito. Recomendada para toda la familia. Ya lleva más de 2.000 años en cartel. Véanla (o léanla); no se arrepentirán.

¡Jag Purim Sameaj!

Su voto: Ninguno Promedio: 5 (3 votos)
Bookmark and Share