Ud. está aquíLa estéril discusión con los dueños de la verdad absoluta

La estéril discusión con los dueños de la verdad absoluta


Publicado por: David Salischiker el 04 Agosto 2009

Bookmark and Share
Autor: 
Lic. Horacio Grynwald
Fuente: 
Plural JAI

 
Estimado Daniel Groisman:
No tengo la suerte de conocerte, ni siquiera de poder charlar e intercambiar ideas  contigo.
 
Con mucho dolor, leo una y otra vez, desde hace ya no se cuantos años, esta discusión estéril, por momentos ridícula, sobre cómo se hace un trabajo coherente, para mantener una comunidad judía,  pujante y creciente en cuanto a cantidad de población.
 
Si la solución pasa, solamente, por ser observante o ser un laico integrado a instituciones educativas o deportivas.
 
Mi familia pertenece a  la Comunidad Judía de Argentina desde que llegó al país. Tengo el orgullo de poder decir que un tío y mi hermano presidieron la Kehilá, dando lo mejor de sí, en pos de educación, ayuda social y del enriquecimiento de la vida judía en general.
 
Me duele ver esta permanente soberbia, con la cual planteas sobre cuáles son los desafíos verdaderos de nuestra vida, y cuáles son los caminos que debemos transitar.
 
El único camino que sigo es el que me enseñó mi padre, sobreviviente de la Shoá, que con pocas consignas, pero muy claras, me transmitió la cultura por el trabajo, una familia unida, el valor de la palabra, la honestidad y el respeto al prójimo, sin importar la religión, estudios, ni color de piel.
 
En todos estos conceptos incorporó en mi educación, el amor por Israel y el sentido de pertenencia al pueblo judío.
 
Me cuesta  entender el término de holocausto espiritual, cuando hablas  de personas que desconocen la forma de vida judía.
 
Holocausto (entendido como exterminio de seres humanos), es el hambre, la marginación, la explotación del hombre, la falta de acceso a la educación y a una vivienda digna, la discriminación racial o religiosa.
 
Nuestro deber como judíos, es ser solidarios para ayudar a nuestro prójimo, a que no padezcan de la falta de comida, salud y educación.
 
No represento a ningún partido político ni comunitario.
 
Pero te pregunto:
 
¿¿¿En los últimos 50 años hicieron algo los sectores religiosos, que los sectores laicos no hayan hecho bien.???

¿¿O acaso la Comunidad no estuvo siempre integrada por todos los sectores.??

La asimilación, ¿tiene un solo responsable a tu juicio, estimado Daniel?
 
Según mi entender, los problemas sociales que aquejan a nuestra sociedad, expulsa a muchas personas de nuestra comunidad, por falta de recursos, para acceder  a educación, clubes, etc.
 
Nuestras escuelas laicas o religiosas, son caras para familias numerosas y los presupuestos de las instituciones son insuficientes para tantas necesidades de dar beca y ayuda social.
 
Si fuera todo tan sencillo, ¿Por qué la asimilación es un fenómeno que recorre  a casi todas las comunidades judías mundiales?
 
Coincido con vos en que es una situación difícil, el reconocimiento del problema comienza con entender que si la gente se aparta es porque tiene dificultad en integrarse, en sentirse parte de la comunidad.
 
¿Por qué no empezar por entender que no todos somos iguales, aunque somos parte de un mismo pueblo?
 
¿Por qué no entender y reconocer que si hay matrimonios mixtos, lo mejor es tratar de acercarlos a ellos y a sus hijos a  nuestra comunidad para que accedan a nuestras escuelas y no expulsarlos de ellas?

¿Que hizo la actual Comisión Directiva de la AMIA para acercar a la enorme cantidad de jóvenes y de matrimonios mixtos a la misma?
 
¿O piensan utilizar los métodos de la inquisición para ver quien es o no judío de verdad?

Sería interesante debatir sobre la red escolar judía y por qué hoy la escuela ORT, aglutina tantos chicos que no hicieron escuela primaria judía.
 
¿O será que, cuando la propuesta es abierta, integradora y de un nivel intelectual alto, todos quieren ser parte de ella?

Que poco ayuda decir que por eso, no somos genuinos, los que no obramos como vos.
 
Yo no te considero arcaico por tu forma de vestir ni de pensar.
 
No te considero fracasado, porque pensas con una óptica distinta.
 
Es más, no me da vergüenza decir que sos mi hermano judío.
 
Te considero como parte de mi pueblo y se que daría por vos lo mejor de mí.
 
¿Cómo podes decir, querido Daniel, que los hombres que dieron su tiempo, que realizaron aportes humanos y económicos por las escuelas, templos, clubes e instituciones educativas en general han fracasado?

¿Cómo podes tildar de fracasados a quienes reconstruyeron desde las cenizas la AMIA después del atentado?
 
¿O es que tu fanatismo te ciega y no te deja ver la realidad?
 
Yo respeto y admiro aquellos que se han dedicado al estudio de la Torah, creo en su riqueza espiritual; pero descreo de los que detrás de la religión dividen para reinar.
 
El pueblo judío siempre fue uno, lo forman todos, desde los intelectuales, profesionales, artistas, obreros, estudiantes, amas de casa y niños, etc. sin importar si son o no religiosos.
 
Siempre tendremos matices políticos, culturales y ópticas distintas en cuanto a la tradición.
 
Precisamente cuando hablas del odio hacia lo religioso, es donde quiero explicarte lo equivocado que estás.
 
Nadie odia a quien da amor, a quien da ayuda, a quien da sin pedir nada a cambio.

Todos los judíos laicos somos respetuosos de quien cumple con la kashrut y respetan el shabat.
 
¿Porque no sucede lo contrario con vos, Daniel?

No te da orgullo que Einstein, Freud, Marx, Hertzl, Weizman, Martín Buber y tantos otros formen parte de nuestro pueblo siendo todos distintos.
 
Nadie puede odiar a quien, desde la religión, da contención a quiénes perdieron familiares y seres queridos en el atentado a la AMIA.
 
Que autoridad moral tiene el actual presidente de la comunidad, para prohibirle a un Ministro de la Nación, a acercarse como argentino (ya que no fue en forma oficial) a la puerta de la AMIA, a solidarizarse con los familiares de las victimas en Shabat.
 
Daniel:
 
Como primer paso te propongo:
 
Para poder superar la actual situación, te sugiero que en tu casa, con tu familia y con tus hijos, lleves adelante la educación que quieras y que consideres mejor para ellos.
 
Y que dejes a cada judío decidir, como vivir la vida, como educar y como criar cada uno a sus hijos.

En el marco siempre del respeto por el otro y que nuestra referencia primaria sea que somos todos parte del pueblo judío, tomando a Israel como eje de la vida judía.
 
Estoy a tu disposición para conocerte e intercambiar ideas para construir juntos una comunidad mejor.
 
Lic. Horacio Grynwald
 

Su voto: Ninguno Promedio: 3.8 (38 votos)
Bookmark and Share