Ud. está aquíQué Vergüenza!!!

Qué Vergüenza!!!


Publicado por: David Salischiker el 19 Julio 2012

Bookmark and Share
Autor: 
Dra. Silvia Laura Rotman

 

Buenos Aires, Julio antes del 18 de Julio de 2012-

Estoy terriblemente dolida, y de duelo. Afectada, y angustiada, porque tomé conocimiento, por los diarios electrónicos, y de difusión escrita que éste año a los Familiares de las Víctimas del Atentado más sangriento y que se llevó la vida de judíos y no judíos, en Argentina, El atentado terrorista contra la Amia, del 18 de Julio de 1994, que acabó con las vidas de mas de 85 personas, no se les permitirá expresar su sentir y dolor, desde el palco oficial, que se monta desde hace 18 años.
 
Si! 18  AÑOS DEL 18 DE JULIO DE 1994 SIN JUSTICIA!!!.

UN ACTO DE CENSURA TREMENDO, IMPERDONABLE, es QUE NO PUED AN HABLAR PARA los familiares de los asesinados, a LOS QUE CON FRÍO O LLUVIA, MIEDO Y DOLOR, CONCURRIMOS AL ACTO, A ESCUCHARLOS también A ELLOS, a los que se juegan con lo que dicen, ya que cuando matan a un hijo a un padre, a una madre, uno pierde la censura, uno dice lo que realmente siente. No es diplomático.
 
Me da vergüenza como miembro activo de la comunidad, y que pude haber muerto en Amia esa mañana, ya que en una semana se estaba por estrenar,  por el grupo  TEATRO POPULAR JUDÍO, del que formo parte, LA OBRA DE JEAN PAUL GRUNBERG "ZONA LIBRE" .- Una obra sobre el Holocausto, los campos de exterminio, las vidas de los refugiados por gente buena que no midió las consecuencias que podrían sufrir protegiendo judíos que escapaban de los nazis, una obra autobiografica. Que recibió premio Moliere en Francia.

DIRIGIDOS POR EL DIRECTOR Y ACTOR, RECIENTEMENTE MERECEDOR DE UN
MARTIN FIERRO A SU TRAYECTORIA: El querido MAX BERLINER.
 
Max relató donde pudo, en todos los medios,  en ese  año y los siguientes , la situación de desasosiego que tuvimos todos los integrantes de ese grupo, los productores, los maquinistas, los carpinteros y montadores de escenografia, los escenografos, los iluminadores, y todos todos en general, por supuesto que en conjunto,  con el resto de las personas de bien que sufrimos, simplemente como seres humanos,  por la perpetración del atentado, pero no nos afectó con nuestra muerte, o la de algún familiar directo, por pura casualidad o vaya uno a saber porqué.
 
Hasta fuimos invitados por Osvaldo Quiroga, a hablar en su programa, EL REFUGIO DE LA CULTURA, sobre lo sucedido y nuestra imposibilidad de representar esa obra sobre
el Holocausto, en el legendario Edificio de la vieja AMIA , conmemorando los 200 años de la Fundación  de Amia como institución protectora de los judíos en Argentina.
 
TENGO DERECHO A EXPRESAR MI DOLOR POR LA CENSURA QUE SE PERPETRA
con esta censura, y que esta vez el dolor es mas fuerte, ya que la censura, la ejercen los miembros de nuestra comunidad judía.
 
En medio de ese horror provocado por la bomba, una de mis hijas que tenía 14 años,
en esa especie de campamento improvisado que se montó en la calle Pasteur ,
vivió esas semanas allí, sin salir ni a cambiarse, no la podíamos convencer. 
Porque sabe hebreo y fue voluntaria traductora de la delegación de soldados israelíes que vino para ayudar al rescate de las víctimas.-
 
Además siempre participé desinteresadamente, cada que fui convocada por Amia,
a cantar en honor a algun escritor emblemático de la literatura judía, a actuar para el IWO en las obras de teatro que organizaba esa querida institución judía internacional, INSTITUTO CIENTIFICO JUDÍO, que en esos años funcionaba en la Amia destruida por la bomba, o  a presentar libros de autores, que contaban sus memorias, durante los años en que sufrieron la Shoa, a hablar sobre los escritores judíos asesinados por el regimen Stalinista allí estuve, con orgullo, con amor, y entrega al judaísmo del cual soy y seré parte inquebrantable, Siempre estaré cuando se recuerde y se ejerza la memoria,  por las injusticias de que fuimos objeto por los los siglos de los siglos.

Pero no aprendemos nada. Eso carcome el alma.
 
Acallando las voces de las victimas jamás habrá justicia. Sobre todo si quienes las acallan son nuestros supuestos dirigentes.

Las víctimas otorgaron poder sin firma de escribano público, por derecho natural a sus familiares,  para que los representen en los actos y en la justicia, reivindicando sus derechos: Se revolcarán en sus tumbas!
 
Que horror, que desgracia, es para rasgarse las vestiduras, como indica la sagrada Torá , cuando muere un familiar.

Es que los están matando de nuevo!
No permiten que sus familiares digan lo que sienten ante su ausencia.
 
Todas las persona que pasaban casualmente por la puerta de Amia, también pudieron haber sido asesinados de la forma más horrenda, Todo eso, seguido de la impunidad tan conocida en Argentina.

Ya que tampoco se aclaró jamás el atentado contra la EMBAJADA DE ISRAEL,  y desde 1992. Eso demuestra la desidia de los distintos gobiernos de turno, que nada hicieron para aclarar ese  atentado.
 
No estoy acostumbrada a escribir cartas que pido sean reenviadas, no tengo estilo literario, es más siempre comento que es algo de lo que carezco: La pluma, para relatar historias.

Hago muchas cosas en la vida, por sobre todo ejerzo la  abogacía y la mediación como profesiones.

No es casualidad mi elección profesional- Desde chica quise que la justicia sea defendida, y la tuve como  uno de los valores mas altos en mi pirámide de valores.
 
Prohibir a los familiares estar en el el palco oficial, que este año será ocupado no se por quien, pero sin "LAS VICTIMAS"  no nos representará a muchos de los que habitualmente acudimos a los actos.
 
La mayoría de los judíos que componemos la AMIA, pero no somos dirigentes, sufrimos porque esto es convertir El Acto en una fantochada.

Es matar nuevamente a cada uno de los muertos.

Es multiplicar la injusticia, pero con mucho más tristeza y pena.

Pues la injusticia la perpetran, no los que cometieron el vandálico acto,
sino, los que supuestamente son nuestros dirigentes y defensores comunitarios.
 
Me da vergüenza! Me quema el alma!
Rechazo el acto si realmente no se revee la postura adopatada. Faltan pocos días, por lo que estoy segura que no se modificará nada.
 
Los edificios se reconstruyen, y los ladrillos rotos no duelen, pero las vidas, las almas, los futuros, los pasados de cada una de las personas que murieron en el horror del atentado no vuelven.

Solo puede ser honesto, sincero y expresivo de lo que sentimos la mayor parte de la comunidad judía, que se permita a los familiares HABLAR EN NOMBRE DE SUS MUERTOS. 
 
YO CONSIDERO A CADA UNO DE Las Victimas, COMO MIS MUERTOS.

PERO no soy ingenua, SE QUE QUIENES EXTRAÑAN y sienten cotidianamente las ausencia de sus seres queridos son  SUS PADRES, SUS HIJOS, SUS HERMANOS, SUS TÍOS, SUS MARIDOS, SUS ESPOSAS, SUS EX MARIDOS, SUS ABUELOS, Y PRIMOS.
TODOS, EN FIN, QUIENES FORMARON PARTE DE SUS VIDAS,
 
EL ACTO NO TENDRÁ ALMA, NO TENDRÁ ESENCIA, SE CONVERTIRÁ EN UN MERO ACTO DE QUEJA SIN ECO, QUEJA LAVADA, QUEJA SIN CORAJE ....
 
Estoy tan triste que recuerdo el día del atentado como si Éste 18 de julio,  nuevamente estallará la bomba en la AMIA.

Los judíos que sentimos que el atentado fue un acto, uno más de los que la historia nos tiene acostumbrados estamos sufriendo.

Qué se les explica a los jóvenes que con valentía entran a ver el horror a los campos de Auscwitz, Birkenau, Treblinka, Terezinshtadt, etc.

Que hay que callar las voces de los familiares de los muertos?
que hay que quedar bien con la dirigencia oficial?
Que hay que ser obsecuente para no ofender a nadie?
A quien no hay que ofender?
Que vergüenza!!!- Jerpa u busha!!!
 
Con tremenda consternación, ya que siento que la bomba cumplió su objetivo!
Dra. Silvia Laura Rotman.-

Sin votos aún
Bookmark and Share