Ud. está aquíLos dos lados de la grieta Israel – judíos estadounidenses

Los dos lados de la grieta Israel – judíos estadounidenses


Publicado por: Anónimo el 11 Julio 2017

Bookmark and Share
Autor: 
Evelyn Gordon
Fuente: 
Aurora

La decisión del gobierno israelí de congelar un compromiso muy aclamado sobre el muro occidental, que habría creado un espacio de oración no ortodoxa de igual importancia en el área ortodoxa existente, provocó numerosas advertencias sobre una grave grieta entre Israel y los judíos estadounidenses.
Rachel Sharansky Danziger, por ejemplo, se preguntó cómo la relación podría continuar después de que el gobierno israelí “pronunció un rotundo ‘en realidad no nos importa a nosotros’” a los judíos de Estados Unidos. Pero la cuestión de Danziger tiene un lado opuesto que muchos comentaristas han ignorado: la confrontación terminó como lo hizo en parte porque demasiados judíos estadounidenses han entregado el mismo mensaje retumbante a los israelíes en los últimos años.
Numerosas batallas anteriores sobre asuntos religiosos en Israel han terminado de manera opuesta, con el primer ministro inclinándose ante la presión judía estadounidense. En una fecha tan reciente como 2011, por ejemplo, el gobierno congeló y en última instancia desechó un proyecto de reforma de los procedimientos de conversión porque los judíos estadounidenses se opusieron. Dado que los judíos norteamericanos son miembros de la familia y son importantes fuentes de apoyo político estadounidense, ningún primer ministro israelí quiso alienarlos, ni tampoco la mayoría de los israelíes comunes.
Si ese sentimiento se está deshilachando hoy, no es sólo por grupos marginados antisionistas como Jewish Voice for Peace (Voz Judía por la Paz) o incluso por el aumento de la indiferencia hacia Israel en la comunidad, sino también por las actitudes de muchos judíos estadounidenses que son genuinamente pro-Israel. Para entender por qué, es digno de reflexión lo que dijo el autor judío-norteamericano Jamaica Kincaid en una entrevista con Haaretz a principios de este mes sobre el control de Cisjordania de Israel.

Creo que una de las razones por las que todo este machaque con la ocupación y los territorios es tan vivo es porque la mayoría de la gente hizo y hace lo que los israelíes hacen, y simplemente lo hacen. No es una conversación. Conquistar la frontera, expulsar a la gente o matarla, como sabemos, esto se hace, no se debate. Y entonces se sigue adelante. Y tal vez 100 años más tarde, veremos una pequeña ceremonia donde el jefe de Estado dice: “Siento mucho haberlo hecho”. Pero lo hizo…
Supongo que lo que me sorprende es que Israel es la sociedad ganadora, así que no espero que sea tan autoexaminada. Por lo general, los ganadores no se examinan a sí mismos en absoluto, pero en Israel hay un constante interrogatorio y un examen constante, sobre todas sus acciones.

Kincaid es obviamente correcto: si el conflicto palestino-israelí atrae la atención internacional desproporcionada, es en parte porque los israelíes discuten entre sí mismos sin cesar su legitimidad, moralidad y sus posibles soluciones. Es también porque, como resultado de este debate, los israelíes han hecho numerosos intentos de resolverlo durante el último cuarto de siglo, incluyendo repetidas rondas de conversaciones de paz y retiradas unilaterales, y cualquier tipo de acción es obviamente más interesante que la inmovilización.
Sin embargo, para muchos judíos de Estados Unidos, incluso muchos que se consideran a sí mismos a favor de Israel, no parece importar que los israelíes han hecho repetidamente generosas ofertas de paz, sólo para que los palestinos se vayan sin siquiera molestarse en responder. No parece importar que cada retirada territorial haya conducido a un aumento masivo del terror palestino. No parece importar que numerosos conflictos en todo el mundo hayan producido mucho más derramamiento de sangre y mucha más opresión que ésta. No parece importar que después de casi 25 años de fracasos en los esfuerzos de pacificación acompañados de vigoroso debate interno, una sólida mayoría de israelíes haya concluido a regañadientes que si bien un Estado palestino podría ser una buena idea en principio, en la práctica, en un futuro previsible, no hay mejor alternativa que el statu quo.
A pesar de todo esto, los judíos liberales estadounidenses están convencidos de que saben mejor que la continuidad de la “ocupación” es sobre todo culpa de Israel, que Israel debe terminar inmediatamente sin importar el precio de la sangre israelí y que su trabajo como judíos estadounidenses no es apoyar dolorosamente las conclusiones de los israelíes, sino presionar a los israelíes para que ignoren las lecciones de su experiencia vivida. Si hay una mejor manera de decirle a los israelíes: “realmente no nos importa”, no sé qué podría ser.
Además, de acuerdo con esa actitud, muchos judíos estadounidenses -y de nuevo, no sólo grupos marginales como JVP- están minando activamente a Israel de varias maneras. Grupos dominantes judeo estadounidenses como los campus universitarios Hillel alojan repetidamente organizaciones que arrojan nociones absolutamente falsas acerca de Israel, como Rompiendo el Silencio, que incluso recicla el libelo de sangre medieval sobre judíos envenenando los pozos.
Los judíos estadounidenses también brindan sustancial apoyo financiero a estas organizaciones, principalmente a través de New Israel Found. Rabinos y organizaciones judías dan cobertura a los activistas anti-Israel: La rabina liberal líder Sharon Brous, por ejemplo, ha elogiado Linda Sarsour por “Construir un movimiento que puede contener a todos nosotros en nuestra diversidad con amor” mientras Sarsour prohíbe explícitamente a todos los partidarios de Israel en su movimiento, mientras que la Liga Antidifamación defendió al demócrata Keith Ellison, uno de los pocos congresistas que constantemente realiza resoluciones anti-Israel y evita las que favorecen a Israel, como “un aliado importante en la lucha contra el antisemitismo”, justo él que fue atrapado realizando declaraciones antisemitas manifiestas.
Estudiantes rabínicos norteamericanos califican a la existencia misma de Israel un motivo de duelo y participan en boicots comerciales anti-Israel. La Unión para la Reforma del Judaísmo insta a los miembros a intensificar su crítica a Israel. Y así sucesivamente.
En resumen, los judíos estadounidenses ya no son el bastión de apoyo a Israel que alguna vez fueron. Y si todavía creen que tienen una relación familiar con los israelíes, se sienten cada vez más como una persona abusiva en la que el abusador muestra su “amor” causando dolor. Por lo tanto, no es de extrañar que el apoyo a Israel ha caído en picado entre los jóvenes judíos estadounidenses.
¿Cuántos de ellos alguna vez escucharon algo positivo acerca de Israel de sus mayores “pro-Israel”?
El resultado es que algunos israelíes están empezando a sentir, como Hillel Halkin escribió en Mosaic el mes pasado, que “La distancia entre judíos israelíes y estadounidenses está creciendo. Dejémosla crecer… ¿y qué hay con ello?”.
Hasta hace poco, pocos israelíes habrían dicho tal cosa, y yo todavía lo considero una tragedia. Pero si los judíos estadounidenses siguen diciendo a los israelíes que todo lo que piensan, sienten y experimentan “no nos importa realmente”, el número de israelíes que están de acuerdo con Halkin sólo crecerá.

 

Sin votos aún
Bookmark and Share