Ud. está aquíSporn: “Último RAT de AMIA marcó un hito comunitario y debería seguirle un diálogo”

Sporn: “Último RAT de AMIA marcó un hito comunitario y debería seguirle un diálogo”


Publicado por: Agrun el 05 Febrero 2014

Bookmark and Share
Autor: 
Iton Gadol
Fuente: 
Iton Gadol
04.02.2014 17:20 - Itongadol/AJN

RAT (Asamblea de Representantes de Asociados a la AMIA) “Creo que fue el más duro de la historia y realmente hemos sentido ese quiebre; nadie pretende que la AMIA desaparezca, esto no es una guerra, quizá fue una escaramuza como para abrir los ojos”, aseguró el flamante titular de Plural JAI a la Agencia Judía de Noticias.

Admitió tener “inquietud y preocupación” por la situación actual y le reclamó “humildad” a la actual conducción.

 

La Agencia Judía de Noticias se propuso innovar con entrevistas exclusivas a referentes comunitarios durante el período estival, habitualmente dedicado al descanso, la reflexión y la planificación.

El primer elegido fue Elías Sporn (foto), que como flamante presidente de Plural JAI bien podría ser considerado el jefe de la oposición en el marco de la política interna de la AMIA.

P- ¿Cómo te sentís en este nuevo rol?

EP- Quizá como primera medida resultaría conveniente comentar mis orígenes dentro del activismo comunitario. Estuve trabajando durante muchos años en Macabi, llegando a ser tesorero.

P- ¿En qué época?

EP- Estamos hablando de la época del ’90. Incluso nos tocó una crisis económica muy importante. Empecé con Bernardo Zabuski y después estuve con “Yaco” Nabel, en la famosa elección en la cual nadie ponía una ficha por nosotros; sin embargo, salimos airosos. Fue una época realmente complicada: en el ’94 nos tocó (la crisis económica global producto del llamado “efecto) tequila” y había que “hamacarse”. Estuve también en la Comisión Directiva de Dor Jadash, el templo de Murillo, como tesorero en dos oportunidades. Y estuve como tesorero en FEDECC (la Federación de Comunidades del Judaísmo Conservador).

P- También estuviste como tesorero en la OSA…

EP- Sí, y también estuve como tesorero desde que se gestó Plural JAI.

P- ¿Qué formación profesional tenés?

EP- Soy analista de sistemas, pero nunca ejercí como tal. Toda mi vida me desempeñé en bancos y compañías financieras.

P- ¿Y en la AMIA?

EP- Estuve en la campaña (presidencial de 2008) de Abraham Kaul. Comencé a integrar el RAT (Asamblea de Representantes de Asociados a la AMIA), y de ahí en adelante siempre estuve. Luego de esa derrota se comenzó a gestar un movimiento nuevo, que se transformaría en Plural JAI, y me llevó (el actual secretario general de la AMIA por Avodá) Mario Sobol. Por lo cual, podemos decir que Mario también originó Plural JAI. Es una anécdota simpática, si se quiere, que sirve para hacer historia... Plural JAI arrancó en 2008 y tratamos de plasmar un concepto moderno, amplio, abarcador y diferente a lo que la comunidad estaba acostumbrada respecto de sus factores políticos. Tratamos de ver en qué nos podíamos diferenciar y demostrar que nuestra palabra, la de los viejos dirigentes, la de una persona que se precie de tal, tiene valor. Nos convertimos en una asociación civil sin fines de lucro, con personería jurídica, etc. Con lo cual, entiendo que somos el único factor político que cumple con esas responsabilidades, que incluyen otros aspectos de la vida nacional. Por eso tuvimos una asamblea y no un “kinus” (es lo mismo, pero en hebreo y con una connotación expresamente comunitaria), y de ahí surgió la elección del presidente y el resto de miembros de la Comisión Directiva. Empezamos a trabajar en subcomisiones para ver qué elementos distintos podíamos presentar a la comunidad en el plano económico -entrando en los gastos que se generan-, educativo, etc. Todos temas que íbamos a mejorar o cambiar en caso de acceder a la Kehilá. Para eso le teníamos que cambiar la mentalidad a la gente, y de ahí que en las últimas elecciones de la AMIA se creció de 3.500 a 15.000 votantes, una cosa inédita. Creemos que la mayor participación fue generada, en mayor o menor medida, por Plural JAI.

P- ¿A qué te referís con “cambiar la mentalidad”? ¿Qué pasaba dentro del movimiento?

EP- Participación de la gente. Es fundamental para elegir porque, si no, los nombres se repiten permanentemente.

P- ¿Qué análisis hacés del contrapunto “ortodoxia-no ortodoxia”, que tuvo picos sensibles y tensiones?

EP- Hubo tensiones y las habrá. Creo que con la ortodoxia se puede seguir hablando. No toda es igual: tenés distintos perfiles y formas de trabajo. Personalmente no tengo problemas con los ortodoxos, pero -de hecho- participo en el Movimiento Conservador.

P- ¿En todo momento estuvieron cerrados los canales con la ortodoxia?

EP- Se sostienen canales informales. Saltando a la actualidad, creo que la ortodoxia debe estar revisando internamente muchas de las decisiones que tomó y cómo terminó accediendo a la conducción de la AMIA, manteniendo una sociedad solo con Avodá y -repito lo que se dijo en el RAT (del pasado 19 de diciembre)- no estando todos los factores comunitarios dentro de la Comisión Directiva.

P- ¿Es solamente Avodá el que se está moviendo?

EP- No sé si es realmente Avodá. Quizá tenemos que volver un pasito atrás: Acción Plural Comunitaria estaba integrada por Plural JAI, Avodá, Meretz, ICUF, el Movimiento Sionista Independiente, el Movimiento Sionista Renovador, etc., con todo lo que eso conlleva políticamente. Realmente, un movimiento con factores que muy poco tenían que ver políticamente entre sí. No fue sencillo, pero así y todo lo llevamos adelante. Una vez terminada la elección, Acción Plural Comunitaria fue la segunda fuerza, con 5.500 votos y muy poca diferencia con el BUR (Bloque Unido Religioso, la primera minoría). Si sumábamos los votos no ortodoxos, incluso podríamos haber conformado una Comisión Directiva sin la participación del BUR, lo cual no era la voluntad de Acción Plural Comunitaria. O sea, lo que pretendíamos en ese momento era mantener una Comisión Directiva con la participación porcentual de cada uno de los factores, ya que considerábamos que era lo más equitativo. Después, llegado el caso, podíamos hablar del presidente. De hecho, en su momento se había planteado el tema de la presidencia de Luis Grynwald y el “personalismo” que le habían asignado. En un acto de grandeza, Luis “se bajó” y dijo: “No soy presidente, sigamos negociando”. Y en uno de los últimos RAT para elegir a la Comisión Directiva se presentó una propuesta conjunta con AMIA es de todos. Pero en un paso previo, gente que estaba en el RAT propuesta por Acción Plural Comunitaria (Avodá) negoció con otros (la ortodoxia) y esas conversaciones tuvieron como corolario esta Comisión Directiva.

P- ¿Para ustedes, Mario Sobol y Pablo Reisman, vicepresidente 2º de la AMIA, siguen siendo representativos de Avodá?

EP- Hay mucha más gente de Avodá participando: Gustavo Schteimberg, en Educación; Demián Stratievsky, en Juventud; Carlos Frauman (protesorero 2º), etc. De hecho, Demián estaba nominado como vocal y como pertenece a Acción Plural Comunitaria y sus representantes no lo habían nombrado (como secretario del área), lo dieron de baja. Pero no podría decirte si son o no miembros de Avodá, es algo que le toca definir a ese partido.

P- ¿Pero ellos tenían autonomía sobre sus personas y votos?

EP- No estuve en la conformación de la nómina del RAT, pero la decisión la pasó a tener el Frente. O sea, se escindieron y se manejaron por su cuenta. Eso es lo que usualmente conocemos como “quiero el sillón y no me interesa cuál es el costo”.

P- ¿Cómo estás viendo el escenario de la Kehilá en estos momentos, más allá del último RAT?

EP- Creo que fue el RAT más duro de la historia. Me lo han dicho en la Secretaría de la AMIA...

P- Se los vio en la misma sintonía que la gente de AMIA es de Todos frente a un gobierno que no se constituyó “de pared a pared”, con todos los factores comunitarios integrados, con interés de todo el auditorio por saber qué estaba pasando en la gestión…

EP- Exactamente. Eso había planteado yo. La gente de AMIA es de Todos también está fuera de la Comisión Directiva y realmente es una pena porque si bien hubo discusiones y chicanas políticas entre nosotros en su momento -como se dice: “solo una estrella puede brillar en el firmamento”-, creo que los conceptos básicos que pretendemos para la comunidad son compartidos ampliamente por su gente y también por la de Unidad Comunitaria (que sí integra la conducción). Recordemos que ésta también es una escisión de Avodá, más Likud. O sea: Avodá tiene que revisar un poquito su historia... Sin ir más lejos, recuerdo la última elección de la OSA. La misma estuvo sumida en una discusión porque Avodá les pidió a varios factores políticos sionistas comunitarios que apoyasen la candidatura de uno de sus miembros, a lo cual Plural JAI accedió. Tan así es que habiendo dado su palabra, la mantuvo hasta último momento, siendo uno de los pocos movimientos sionistas que no participaba en esta cadencia. Finalmente, a pedido de (el presidente) Víctor Chama y el resto de los miembros de la Comisión Directiva se nombró a un vicepresidente institucional, con vos y sin voto: Daniel Banet. Considero que tenemos que olvidarnos un poco de Avodá, Likud, Sionismo Renovador, Sionismo Independiente y los demás, y sin que pierdan autonomía, liderar un movimiento que sea comunitario. Creo que hay más cosas que nos unen que las que nos desencuentran. Quizá con la que hay que trabajar un poco más es con la ortodoxia, pero creo que a la larga se podrá.

P- Han solicitado un nuevo RAT para febrero y está circulando la versión de que se alcanzaría el quórum con la presencia de ustedes, AMIA es de todos y Avodá.

EP- Este nuevo Rat está programado para el 13 de febrero y se solicitó tratar dos temas: la situación de (el gran rabino Shlomó)Benhamú, que tangencialmente había sido planteado en el Rat anterior…

P- …Y no se trató.

EP- Estamos hablando del Rab Harrashí, que es una figura emblemática de la comunidad, y creemos que el tema merece ser tratado por las implicancias comunitarias y eventualmente económicas que puede llegar a tener y por la imagen que se da a la sociedad. El otro de los temas es económico y es el planteo de la cuota mínima que tiene la AMIA, que no se cambia desde los orígenes del Estatuto. Si no me equivoco, estamos hablando del año ’56.

P- ¿Esto conlleva al tema de los adherentes?

EP- Insisto, es un tema puramente económico. Estuve haciendo algunas cuentas y si incrementáramos las cuotas de dos, tres y cuatro pesos o cincuenta centavos a un mínimo de 15 pesos, tendríamos un incremento de ingresos en el orden de los dos millones de pesos, sin tocar el resto de las cuotas. Si estamos planteando hacer arreglos por cifras millonarias en el cementerio, ahí habría algunos recursos.

P- ¿Cómo estás viendo el gobierno actual de la AMIA, más allá del pedido hecho en el RAT de estar informados?

EP- Por lo pronto, no la estamos viendo.

P- ¿Eso genera inquietud, preocupación…?

EP- Inquietud y preocupación. Éste va a ser un año difícil desde lo político y lo económico, y si ponemos tanto énfasis en la continuidad y la educación, realmente nos ponemos a pensar en qué puede pasar con los shules.

P- ¿Cómo se puede abordar esa preocupación?

EP- Considero que la propuesta tiene que surgir de la AMIA. No sé cuáles son los elementos que puede tener la Comisión Directiva como para revertir toda esta situación, que surge de errores de criterio que, la verdad, no sé cómo se deberían encarar. Es su responsabilidad. Sí percibo que se están dando cuenta de que ésta es una sociedad que no funciona porque todos los factores no estamos integrados a la Comisión Directiva.

P- O sea que no quieren irse a sus casas y volver dentro de dos años, cuando haya una nueva elección…

EP- No queremos eso porque puede ser tarde, y tenemos propuestas.

P- ¿El último RAT les sirvió para hacer un análisis?

EP- Cuando tuvimos los cortes de luz comparé al RAT con la oscuridad. Cuando dirigís una institución, lo primero que tenés que hacer es saber qué es lo que estás tomando, cuáles son tus proyectos, cómo vas a modificar o no ciertas cosas y cuál es tu horizonte, y conocer el Estatuto, qué te permite y qué no. Son elementos mínimos para conducir una institución de estas características. Estamos hablando de la mutual más importante que tiene la Argentina, y es de la comunidad. No es solo el hecho de pensar “ambiciono un puesto”. Si me preguntaran “¿colaborarías con la AMIA desde el llano, en una Comisión Directiva?”, lo volvería a hacer. Estuve colaborando sin cargo alguno en la Tesorería en la cadencia de Luis Grynwald. Lo conozco hace 30 años, éramos vecinos. Es el alma máter de todo este movimiento y una máquina de trabajar.

P- ¿Te está acompañando en tu presidencia?

EP- Totalmente.

P- ¿Cómo se puede zanjar esto? Sos bastante categórico respecto de que la AMIA tiene que pedir colaboración ante una situación que se presenta difícil…

EP- Sí. Hay que decir “me equivoqué”. Yo también digo “me equivoqué”.

P- ¿Hay personas que pueden sostener ese diálogo con un grado importante de humildad como para decir, de un lado y del otro, “ante una situación compleja hay que barajar de nuevo y modificar”?

EP- Sin duda.

P- ¿Cómo te fuiste del RAT? ¿Dónde habría que encontrar el punto hacia adelante? ¿Cómo se para Acción Plural en esa situación?

EP- Creo que este RAT marcó un hito dentro de la comunidad y realmente hemos sentido ese quiebre. No hablé con la gente de AMIA es de Todos, pero creo que (este sentimiento) es totalmente compartido. Hablé circunstancialmente y muy poco con Manuel Junowicz (referente de Unidad Comunitaria) y si bien no estuvo presente en el RAT, también le llegaron informaciones de lo ocurrido. Hablé con gente de factores incluidos o no dentro de Acción Plural y todos percibimos exactamente lo mismo. Creo que esto nos permite avizorar un futuro más promisorio. Si la AMIA percibió lo mismo, y creemos que sí, lo que vendría después de todo esto debería ser un diálogo. Nadie pretende que la AMIA desaparezca. Esto no es una guerra, quizá fue una escaramuza, como para abrir los ojos.

P- ¿Qué esperarías, concretamente, de esta gestión de la AMIA como una señal importante para zanjar esta dificultad?

EP- Humildad.P- ¿Humildad en los actos, en el pedido de colaboración, en reconocer? ¿Qué es “humildad”?

P- ¿O sea que hay un grado de soberbia que puede ser que atente contra esta cadencia?

EP- Y no sé de qué lado está...

P- ¿En qué sentido?

EP- Si es en la parte de Avodá, en la ortodoxia o en ambas. Realmente no lo sé. Veo la necesidad de sostenerse de alguna manera.

P- ¿Estás diciendo que por falta de humildad están encerrados en el poder y por eso no se logra el diálogo?

EP- Estamos hablando directamente de eso. Es lo que decía antes: “Amo el sillón”. Creo que la comunidad no se puede manejar de esa manera... E independientemente de estos temas políticos puntuales, Plural JAI sigue trabajando en un sinnúmero de aspectos: estamos por presentar un proyecto de educación a la ITF (sigla de la denominación anterior de la Alianza Internacional para la Rememoración de la Shoá) y tenemos proyectos. No creo que tengamos que reducir presupuestos, como en este momento se está planteando en la AMIA. Tenemos que ser creativos. ¿Qué les parece un fidecomiso para educación? (Existen en) Europa, Estados Unidos… A modo de ejemplo, hace un par de años el Ministerio de Educación de Honduras nos pidió (a su consultora) un proyecto para la creación de un fidecomiso para educación.

Su voto: Ninguno Promedio: 4 (1 vote)
Bookmark and Share