Ud. está aquíDiscurso completo de Bernard Henri-Levy en la Asamblea General de la ONU sobre Antisemitismo.

Discurso completo de Bernard Henri-Levy en la Asamblea General de la ONU sobre Antisemitismo.


Publicado por: Agrun el 04 Febrero 2015

Bookmark and Share
Autor: 
Por Silvia Schnessel, 23 de Enero de 2015
Fuente: 
The Huffington Post

Hoy, cumpliendo con la aspiración de toda una vida, tuve el destacado honor de abordar una sesión plenaria extraordinaria de la Asamblea General de las Naciones Unidas. El tema era el aumento de la violencia antisemita en todo el mundo. BHL

* * *

No es frecuente que un filósofo sea llamado a hablar en este foro.
Esta es una de las primeras veces (Elie Wiesel y Jiddu Krishnamurti vinieron antes que yo) que un escritor se ha presentado en esta tarima desde la que tantas grandes voces han sonado y donde la causa de la paz y la fraternidad entre los pueblos ha logrado algunos de sus más importantes y nobles avances.
Por tanto, es con gran emoción y con un profundo sentido del honor que me dirijo a ustedes hoy.

* * *

Pero me habéis invitado, esta mañana, no para oírme disertar sobre el honor y la nobleza de la humanidad sino para lamentar el avance renovado de la inhumanidad radical, la bajeza total, esto es el antisemitismo.
En Bruselas, hace apenas unos meses, se atacó la memoria de los judíos y los guardianes de la memoria.
En París, hace tan sólo unos días, oímos una vez más el grito infame de “Muerte a los judíos!” – Y se ha asesinado a dibujantes por dibujar, a policías por ser policías, y a judíos simplemente por ir de compras y ser judíos.
Y en otras capitales, muchas otras, en Europa y en otros lugares, criticar a los judíos se está convirtiendo una vez más en el grito de guerra de un nuevo orden de asesinos – a menos que sea el mismo orden, envuelto en nuevos hábitos.
Naciones Unidas se fundó para luchar contra esta plaga.
A este conjunto se le dio la sagrada tarea de impedir que esos terribles espíritus vuelvan a despertar.
Pero han vuelto – y es por eso que estamos aquí.

* * *

Sobre el tema de esta maldición, sobre el tema de sus causas y de los medios para combatirla, me gustaría empezar por refutar una serie de análisis actuales que temo sólo sirven para evitar que miremos a este mal de frente.
No es cierto, por ejemplo, que el antisemitismo sea meramente una forma de racismo. Ambos deben ser combatidos, por supuesto, con la misma determinación. Pero no se puede luchar contra lo que uno no entiende. Y hay que entender que, si el racista odia en el Otro su conspicua y visible Otredad, el antisemita odia su invisible e indefinible diferencia – y de esa conciencia dependerá la naturaleza de las estrategias que habrá que desplegar.
Tampoco es cierto que el nuevo antisemitismo tenga, como se oye constantemente, sobre todo en Estados Unidos, su raíz principal en el mundo árabe-islámico. En mi país, por ejemplo, tiene una doble fuente que actúa como una especie de doble vínculo. Hay, es cierto, muchas almas perdidas de un islam radical que se ha convertido en el opio más tóxico invadiendo los territorios perdidos de nuestra República. Pero también está el viejo monstruo francés que, como el caso Dreyfus y Vichy, ha dormido con un ojo abierto y, al final, no es incompatible con la bestia islamofascista.
Y, por último, no es exacto decir que la política de un estado en particular – me refiero, obviamente, al estado de Israel – genera antisemitismo tal como las nubes producen una tormenta. He visto capitales europeas en las que la destrucción de los judíos era casi completa, pero donde el antisemitismo todavía prospera. He visto otras, más lejos, donde jamás han vivido judíos – aunque la palabra “judío” es sinónimo de diablo. Y digo aquí que aunque la conducta de Israel fuera ejemplar, aunque Israel fuera una nación de ángeles, aunque los palestinos recibieran el estado al que tienen derecho, ni siquiera entonces, por desgracia, este viejo odio enigmático se disiparía ni un ápice.

* * *

Para entender cómo funciona realmente hoy el antisemitismo debemos abandonar estos clichés y escuchar en cambio cómo se expresa y cómo lo justifican sus partidarios.
Porque, después de todo, los antisemitas nunca se han contentado con decir: “Bueno, es lo que es – somos gente mala y odiamos a los pobres judíos.”
No.
Han dicho: “Los odiamos porque mataron a Cristo”. Ese fue el antisemitismo cristiano.
Han dicho: “Los odiamos porque, al crear el monoteísmo, inventaron a Cristo”. Ese fue el antisemitismo de la Ilustración, que quería acabar con la religión por completo.
Han dicho: “Los odiamos porque pertenecen a otra especie reconocible por rasgos observados solo por ellos y que contaminan a otras especies”. Eso fue antisemitismo racista, la variedad contemporánea con el surgimiento de las ciencias de la vida moderna.
Incluso han dicho: “No tenemos nada en contra de los judíos en sí – No, no, de verdad, nada en absoluto. Y no podría importarnos menos si mataron o crearon a Cristo o si son una raza aparte o no. Nuestra queja es que la mayoría de ellos son plutócratas empeñados en dominar el mundo y oprimir a la gente humilde”. Ese fue el socialismo para idiotas que, en toda Europa, infectó el movimiento obrero en la época del caso Dreyfus.
Hoy en día, ya no funciona ninguno de esos argumentos.
Por razones que tienen que ver con la historia del terrible siglo 20, muy pocas personas, gracias a Dios, siguen sin ser conscientes de que todos esos argumentos antisemitas acabaron en masacres abominables y por lo tanto han sido, como un escritor antisemita francés dijo una vez, descartados por el hitlerismo.
Así, para que el viejo virus reanude su asalto a las mentes de la gente, para que una vez más inflame a multitudes de personas corrientes, para que grandes cantidades de hombres y mujeres reanuden su odio mientras sospechan que están haciendo alguna forma de bien, o, si lo prefieren, creen que puede haber razones legítimas para odiar a los judíos, es necesario un nuevo conjunto de argumentos, que la historia aún no ha tenido tiempo de desacreditar.

* * *

El antisemitismo de hoy dice tres cosas, en el fondo.
Puede funcionar a gran escala, convencer, inflamar los corazones y las mentes, sólo ofreciendo tres nuevas proposiciones vergonzosas.
1. Los judíos son detestables, porque han asumido apoyar un estado malo, ilegítimo y asesino. Este es el delirio anti-sionista de los adversarios implacables del restablecimiento de los judíos en su patria histórica.
2. Los judíos son tanto más detestables porque se cree que basan su amado Israel en un sufrimiento imaginario, o un sufrimiento que como mínimo se ha exagerado escandalosamente. Esta es la negación lamentable e infame del Holocausto.
3. De este modo, los judíos cometerían un tercer y último delito que podría hacerlos aún más culpables, que es imponernos a nosotros el recuerdo de sus muertos, para sofocar completamente los recuerdos de otras personas, y para eclipsar a otros mártires cuyas muertes han sumido a partes del mundo de hoy, más emblemáticamente la de los palestinos, en luto. Y aquí nos encontramos cara a cara con el flagelo de hoy en día, la estupidez, que es el victimismo competitivo.
El antisemitismo necesita estas tres formulaciones, que son como los tres componentes vitales de una bomba atómica moral.
Tomados por separado cada uno de ellos sería suficiente para desacreditar a un pueblo, para hacerlo abominable, una vez más. Pero cuando se reúnen los tres, entran en contacto y se permite que formen un nudo, un nódulo, una cruz, una hélice, bueno, en ese punto podemos estar bastante seguros de enfrentar una explosión de la que todos los judíos, en todas partes, serán objetivos señalados.
Qué pueblo monstruoso, dirán, para ser capaz de estos tres crímenes!
Qué extraña imagen se forma por esa comunidad de hombres y mujeres que adulteran lo que deberían mantener más sagrado – la memoria de sus muertos – para el propósito básico de legitimar un estado ilegítimo y sentenciar a las víctimas del resto del mundo a un silencio sordo y mudo.
Ese es el antisemitismo moderno.
El antisemitismo no volverá a gran escala a menos que logre popularizar este retrato loco y vil del judío moderno.
Tiene que ser antisionista, debe negar el Holocausto, y debe alimentar la competencia del dolor – o no prosperará: La lógica es implacable, despreciable, pero convincente.

* * *

Para reconocer que se debe empezar a ver, de forma simétrica, lo que se puede hacer para combatir este flagelo.
Imaginemos una Asamblea General de la ONU en la que Israel tuviera su lugar, su lugar absoluto, un país entre otros, ni más ni menos imperfecto que otros, sujeto a las mismas responsabilidades, pero gozando de los mismos derechos – imaginemos, mientras estamos en ello, que ustedes reconocen unánimemente que es lo que realmente es: una auténtica, sólida, y rara democracia.
Imaginemos una Asamblea General de la ONU que, fiel al acuerdo de su creación, se volviera el diligente guardián de la memoria del peor genocidio concebido desde que el hombre comenzó a caminar sobre la Tierra – imaginemos que 2015 fuera el año en que, bajo vuestra alta autoridad y con la ayuda de los más eminentes científicos y estudiosos del mundo, se convocara la conferencia definitiva más completa y exhaustiva jamás concebida en el intento de destruir a los judíos.
Y soñemos, en algún lugar entre Nueva York, Ginebra, Jerusalén, o Durban, con una segunda conferencia – sí, una segunda – dedicada a todas las guerras olvidadas que proyectan su sombra de tragedia en el mundo habitado pero de las que no se habla demasiado porque no encajan en el marco de los bloques o grupos en los que vosotros mismos os dividís. Y soñemos, entonces, que esta segunda conferencia – adoptando la posición opuesta a la estúpida y grotesca idea de que en un corazón solo hay espacio para un objeto de compasión y empatía – revela lo que ha sido la auténtica verdad de las pasadas décadas: que fue recordando el Holocausto que inmediatamente reconocimos el horror de la limpieza étnica en Bosnia; que fue teniendo en cuenta el nivel de inhumanidad del Holocausto que entendimos de inmediato lo que estaba ocurriendo en Ruanda o Darfur. Podría multiplicar los ejemplos, pero esto es el principio: Lejos de cegarnos al tormento de otros pueblos, la voluntad de no olvidar nada del tormento del pueblo judío es la mejor manera de hacer sobresalir, obvio, e imposible de ignorar la aflicción de los burundeses, angoleños, zaireños, y tantos más, incluidos los palestinos.
Adoptando un programa de este tipo, estarías luchando de verdad contra el antisemitismo.
Rehabilitando al Israel que la Asamblea dio a luz en su pila bautismal hace 70 años;  utilizando luego su colosal autoridad para silenciar, de una vez por todas, a los lunáticos negacionistas; y luego alinearse con diligencia, con los miserables y malditos que han sido sacrificados – en Durban, por ejemplo – en el altar de la locura anti-sionista;  haciendo estas tres cosas estaríais metódicamente desmontando, uno por uno, los componentes del antisemitismo moderno.
Al mismo tiempo – repito – estaríais defendiendo los derechos humanos universales y la causa de la humanidad!

* * *

Yo no estaría aquí si no creyera que este foro fuera uno de los pocos en el mundo – quizás el único – en el que se puede orquestar “la solidaridad de los sacudidos” de la que habló Jan Patocka, el gran filósofo checo, una idea que ha sido el hilo conductor de mi vida.
Cuando, en mi país, los más altos funcionarios del gobierno recientemente dijeron que “Francia sin sus Judíos ya no sería Francia”, erigieron un dique contra la infamia.
Pero cuando, en ese mismo país, los franceses vimos a una cuarta parte de vosotros, un jefe de Estado o de gobierno de cada cuatro, marchar junto a nosotros diciendo: “Yo soy Charlie, yo soy oficial de policía y yo soy judío”, fue un motivo de verdadera esperanza que casi habíamos dejado de esperar.
Su presencia aquí esta mañana, su voluntad de hacer este evento posible y quizás memorable, su buena fe y voluntad evidente de actuar, todos ellos dan testimonio al hecho de que en todos los continentes, en todas las culturas y civilizaciones, la gente está empezando a darse cuenta de que la lucha contra el antisemitismo es una obligación ardiente para todo el mundo – y eso es verdaderamente una buena noticia.
Cuando se ataca a un judío, dijo otro escritor una vez, la humanidad cae al suelo.
Cuando se persigue a los judíos, insistió un opositor temprano de los nazis, es como una primera línea que se desmorona bajo una bola invisible que con el tiempo llegará al resto de nosotros a medida que se acerca.
Un mundo sin judíos de hecho no sería un mundo. Un mundo en el que los judíos una vez más fueran el chivo expiatorio de todos los miedos y frustraciones de la gente sería un mundo en el que la gente libre no podría respirar con tranquilidad y los esclavizados serían aún más esclavizados.

Depende de vosotros tomar la palabra y actuar.

Os corresponde a vosotros, que sois las caras del mundo, ser los arquitectos de una casa en la que la madre de todos los odios – el odio antisemita – se vea reducido.

Ojalá vosotros dentro de un año, y el año siguiente, y cada año que pase, os reunáis para observar que nuestra movilización de hoy no fue en vano y que la bestia antisemita se puede mantener a raya.

 

Su voto: Ninguno Promedio: 4 (4 votos)
Bookmark and Share